La Mitzvá de recibir invitados

Rabí Janoj de Bendin cierta vez entró apresuradamente a la cocina de su casa y prácticamente sin aliento le dijo a su esposa:

-Rápido, ¡Tenemos un invitado muy especial, preparemos adecuadamente la mesa!

La esposa inmediatamente colocó el mantel y el Rabí todos los cubiertos y platos de Shabat.

Cuando el invitado llegó, Rabí Janoj le ayudó a quitarse el abrigo, y se dirigió a él con gran respeto durante toda la comida.

Cuando el individuo ya se había retirado, la señora del Rabí preguntó:

-¿Quién es este hombre al que atendimos con tantos honores y respeto?

A lo que su esposo respondió:

-Lo desconozco, es un viajante que pasó por nuestro pueblo.

-Y ¿por qué le concediste tanto honores? -preguntó extrañada la mujer.

– Debido a que el Talmud (fuente judía) nos dice que recibir a un invitado, aunque sea desconocido, es una Mitzvá (precepto) muy importante. Es la Mitzvá de Hajnasat Orjim (recibir invitados) y tiene una prioridad especial. Es dar sin recibir nada a cambio, es dar por el simple hecho de ayudar y así, sentirse bien y mejorar.

Propuesta:

A continuación verás un mazo de cinco cartas sobre cosas que podemos hacer al recibir invitados. Miralas todas una vez, y luego aprieta en el botón “mezclar”. Al volver a repartirlas, intenta adivinar cuál es la siguiente que vendrá. ¡Ganas un punto en cada acierto! Juega con otra persona, así compiten por quién logra mayor puntaje.

Lo siento, pero no tienes permiso para ver este contenido.