Los invitados de cada día

Para el lunes, invité a los compañeros de mi aula. El martes a mi familia. El miércoles a mis amigos de la Tnuá (movimiento juvenil) . El jueves a los amigos de mis padres. El viernes haremos la cena de Shabat con mis abuelos. Sábado… ¡Uy no! Cierto que mis compañeros de la escuela no podían el lunes… ¡Entonces los cambio para el miércoles! ¡Ay no! Algunos  de mis amigos de la Tnuá, van también a mi aula, entonces no sirve… ¿Jueves? ¡Tengo que organizar toda la semana nuevamente!

“Tres paredes, que se vean las estrellas”. “Puedes hacer que cada invitado dibuje algo para decorar”. “Acordate de poner sillas para que todos puedan entrar”. “¿Ya cocinaron para la cena?” “¿Prepararon los Arbaat Haminim, las cuatro especias?”

Así fueron las semanas previas a Sucot. Un sin fin de preguntas, de pensar, de hablar con los invitados, de preparar todo. Queríamos que todo esté perfecto: Y así lo fue.

La Suca quedó hermosa, y cumplimos la Mitzvá (precepto) de armarla y traer invitados:

En las cabañas habitaréis siete días, todos los nativos de Israel, habrán de habitar en las cabañas. A fin de que tengan conocimiento vuestras generaciones, que en cabañas, Yo he hecho habitar a los hijos de Israel cuando los saqué Yo de la tierra de Egipto. Yo soy Adonai vuestro Dios.”  (Libro de Levítico Cap. XXIII-V: 39 y 43).

¿Quieres saber quiénes fueron los invitados finalmente? 

Muchas personas fueron invitadas a la Suca… ¿Te animas a descubrir algunas de ellas? ¡En este juego lo descubrirás!

Lo siento, pero no tienes permiso para ver este contenido.