Norma, Ley y Responsabilidad social

En este momento, te proponemos un juego: vamos a imaginarnos el mundo del revés.

¿Te imaginas qué pasaría si en vez de caminar con las manos, caminasemos con los pies? ¿Qué pasaría si nos felicitaríamos los unos a los otros cuando alguien le pega a otra persona? ¿Y si estuviese bien tirar basura en la calle? ¡Qué lío sería si estuviese bien sacarle algo que no es tuyo a alguien, robar de un negocio!

Por suerte, hoy en día sabemos que hay muchas cosas que se pueden, pero muchas otras que no están permitidas hacer. Si todo se pudiese, no habría límites y nos perderíamos, no sabríamos qué hacer y qué no.

Es por eso que existen las normas y las leyes. ¿Para qué están? Para ordenarnos, para demostrarnos cómo ser una mejor sociedad, cómo vivir mejor, cómo poder compartir un mismo espacio y lugar en paz con los demás.

¿Cuál es la diferencia entre una norma y una ley? Las normas son reglas que nos enseñan, que pasan de generación en generación para garantizar una mejor convivencia, un órden. Es una conducta necesaria o esperable entre los miembros de un determinado país, sociedad, comunidad u organización.

Las leyes son un tipo de norma. Son normas legales, que cada país decide, escribe y regula. Son normas tanto prohibitivas como permisivas, que todo miembro de una sociedad puede cumplir.

Al ser un individuo de la sociedad, no sólo tenemos ciertas normas y leyes, sino que también tenemos una responsabilidad social, que es un compromiso y una obligación de todos los miembros de una sociedad que nos exige cumplir con esas normas y esas leyes.

Si no los cumpliesemos, sería igual que el mundo del revés… ¡Imposible de imaginar!

Propuesta:

Te proponemos juntarte con algún amigo o familiar, agarrar un dado y jugar a este juego de la Oca. Como todo juego y como toda relación, hay reglas y normas que debemos cumplir. Asimismo, hay otras a inventar cuando pasas por determinados casilleros… ¡Que gane el mejor!

Lo siento, pero no tienes permiso para ver este contenido.