Tzedaka: Niveles

Tzedaká significa justicia social y solidaridad, y representa uno de los valores esenciales del judaísmo. Es una mitzvá a través de la cual se adquiere mérito, felicidad y paz espiritual. Desde este punto de vista se entiende que quien ayuda al otro, se está ayudando a sí mismo.

El sabio judío RamBam (Maimónides) explica que existen ocho niveles para poder crecer gradualmente en la Tzedaká, a fin de ir alcanzando el grado más alto en el amor al prójimo. Los ocho niveles propuestos son según el grado de voluntad con que se da, la espontaneidad, el grado de anonimato de quien da y de quien es beneficiado y la función final de la ayuda.

1. Cuando previene que el otro necesite Tzedaka: Ayudar a una persona a mantenerse por sus propios medios antes de que ésta lo necesite o empobrezca. Esto se hace ofreciéndole una ayuda concreta en forma digna, otorgándole un crédito adecuado, preguntandole si desea ser su socio o ayudándolo a encontrar un empleo o establecer un comercio, de manera que no se vea obligado a depender de otros ni precisará recibir Tzedaká.

2. Cuando un hombre da Tzedaká en forma anónima. El donante no conoce al que recibe y a su vez, el que recibe no conoce al donante. El caso más claro de esta forma de hacer Tzedaká es cuando se contribuye a un fondo de recaudación. Fondos comunitarios administrados por personas confiables entran también dentro de esta categoría.

3. El que da Tzedaká sabe a quién le dió, pero quien la recibe no sabe de quién proviene.

4. Quien da Tzedaká no sabe a quién le da, pero quien la recibe sabe de quién proviene.

5.  Dar Tzedaká antes de que le sea pedida. Se ofrece y se da la ayuda aunque quien la necesita no la haya pedido.

6. Cuando un hombre da Tzedaká de buena voluntad, después que se le pide: Ayudar al necesitado sólo cuando éste lo solicita.

7. Cuando un hombre da menos Tzedaká de lo que puede: Ayudar en menor medida de las posibilidades que uno realmente tiene, pero haciéndolo con alegría.

8. Cuando un hombre da Tzedaká de mala voluntad. El octavo y más bajo nivel – aunque igualmente válido – es cuando se hace a desgano.

Todos los niveles son válidos, pero debemos intentar cada vez llegar más alto y así poder continuar cumpliendo mitzvot y crecer espiritual, social e individualmente.

Propuesta:

¿Cuánto aprendiste acerca de los niveles? ¡Juega en este crucigrama y desafía tus conocimientos!

Lo siento, pero no tienes permiso para ver este contenido.