El gol del minuto 18

Llegas al estadio. Saludas al equipo. Te pones la camiseta. Sales a la cancha. Entras en calor. Conversas con el técnico. Empieza el partido. Tu foco está puesto en anotar un gol. La pelota corre por la cancha. Muchos pases. El equipo contrario está desarrollando un buen juego. Te pasan la pelota. Estás frente al arco. Minuto 18 del partido. Pateas. Arquero. Rebote. Vuelves a patear. Esta vez: ¡gooooolllll! ¡Anotaste el gol de tu vida! ¡Tu equipo asciende de categoría!

La preparación y el foco son indispensables a la hora de atravesar un momento fundamental. Para anotar un gol, ese momento glorioso, es necesario estar listo. De igual manera sucede en la Tfilá (oración) de Shabat. Ese momento cúlmine se llama Amidá. Es la Tfilá (oración) central y su significado es: de pie. Todas las Tfilot (oraciones) previas nos ayudan a prepararnos para la Amidá, y las posteriores a finalizar el rezo.La Amidá también es conocida como las 18 bendiciones o Shmone Esré. En sus 19 bendiciones (se agregó una y no se le cambió el nombre!) están contenidos los componentes básicos de toda oración: la alabanza, el pedido y el agradecimiento a Dios. Cada una de sus oraciones deriva de fuentes bíblicas y están escritas para constituir una composición nueva que refleja necesidades personales y comunitarias. Aunque la Amidá de Shabat sólo tiene 7 bendiciones, siempre será reconocida por la oración de las 18 bendiciones!

¡A jugar!

A continuación vamos a mostrarte las 19 Brajot (bendiciones) con sus explicaciones. En la sopa de letras tendrás que buscarlas… ¿Te animas?

Lo siento, pero no tienes permiso para ver este contenido.