Yo paso de este paso a paso

¡Ring! Suena el despertador. Te despiertan. Intentas dormir un momento más.. ¿o sos de esas personas que se levantan rapidísimo? Duermes un ratito más. Te vuelven a despertar. Te levantas. Te lavas los dientes. Tomas el desayuno… ¿o eres de las personas que se lavan los dientes después de desayunar? Te sacas el pijama. Te pones la ropa. Te preparas para tu primera clase. Empiezas el día.

Todos los días, más temprano o más tarde, tenemos la misma rutina. Todas las mañanas hacemos lo mismo… ¿casi siempre haces lo mismo, no? Das por hecho lo que va a pasar, todo lo que tendrá tu día, y de forma casi automática comienzas con el primer movimiento. ¡Hasta pareces un robot!

El Sidur (libro de oraciones del Pueblo Judío) nos enseña algo especial: cada mañana, el rezo comienza con las Birkot Hashajar (bendiciones de la mañana). A través de ellas agradecemos por habernos despertado, por poder diferenciar el día de la noche y por aquellas pequeñas cosas que, en general, no valoramos a diario.

Te proponemos, los próximos días, que agregues a tu rutina de las mañanas este rezo o simplemente un pensamiento dedicado a agradecer que puedes iniciar tu día de la mejor forma. Y porqué no, continuar sumando otras partes de la tfilá semana a semana.

¡A jugar!

Ahora sí, queremos saber qué haces por las mañanas. Para eso, ¡te proponemos responder estas divertidas preguntas! Puedes jugar con tu familia o amigos, ¡y darles opciones para que tengan que adivinar tus respuestas!

Lo siento, pero no tienes permiso para ver este contenido.